Alireza Firouzja: quién es el genio del ajedrez que a los 18 años superó récords de Magnus Carlsen y Garry Kasparov

El iraní nacionalizado francés es el flamante número dos del ranking y quebró la marca de los 2.800 puntos de ELO.

El ajedrez vivirá esta semana el momento más esperado del año: el viernes comenzará en Dubai el match por el título mundial entre el campeón Magnus Carlsen y el retador Ian Nepomniachtchi. Pero antes de la gran fiesta, Alireza Firouzja se encargó de robarles protagonismo a lo grande: este domingo se convirtió en el número dos del ranking mundial y en el gran maestro más joven en quebrar la barrera de los 2.800 puntos de ELO.

El iraní exiliado en Francia por sus diferencias con el régimen de su país natal logró 8 puntos sobre 9 posibles en el primer tablero del equipo galo, en el Campeonato Europeo por Equipos, y llegó a los 2.803,8 puntos a los 18 años, 5 meses y 13 días.

Con esta proeza, batió los récords de precocidad con los que Carlsen y el mismísimo Garry Kasparov habían logrado superar la marca de los 2.800 puntos. Mientras que el noruego lo consiguió con 18 años, 11 meses y 2 días, el ex campeón mundial había llegado a ese logro recién a los 26 años.

A nadie puede sorprenderle semejante hazaña porque Firouzja acaba de conquistar el Gran Suizo de la FIDE en Letonia, con lo que se clasificó para el Torneo de Candidatos del cual saldrá el retador del campeón mundial que se coronará en Dubai.Alireza Firouzja, primer tablero de Francia en el Campeonato Europeo de ajedrez.
Foto @ECUOnline

Alireza Firouzja, primer tablero de Francia en el Campeonato Europeo de ajedrez. Foto @ECUOnline

El rendimiento del iraní nacionalizado francés en el Europeo fue descollante: ganó 7 partidas y entabló dos contra grandes maestros de elite.

En su debut venció al austríaco Markus Ragger y luego entabló con el croata Ivan Saric. A continuación, enhebró cinco victorias consecutivas ante el húngaro Viktor Erdos, el turco Mustafa Yilmaz, el armenio Gabriel Sargissian, el griego Dimitrios Mastrovasilis y el georgiano Baadur Jobava.

En la penúltima jornada entabló con el ruso Alexander Grischuk y entonces dejó para la ronda final la chance de superar los 2.800 puntos de ELO. Le tocaba el azerí Shakhriyar Mamedyarov, noveno del ranking, con las piezas blancas. Y lo derrotó en final de torre y dos peones contra torre y un peón.

Firouzja llegó a los 2.803,8 puntos y así escaló siete posiciones en el escalafón hasta superar al histórico número dos: el ítalo-eatadounidense Fabiano Caruana.El gran maestro iraní Alireza Firouzja, subcampeón mundial de ajedrez rápido, en Moscú, en 2019.

El gran maestro iraní Alireza Firouzja, subcampeón mundial de ajedrez rápido, en Moscú, en 2019.

Al exilio por el régimen

Cuando tenía apenas 16 años, Firouzja se le plantó al régimen islámico de su tierra, que no quería presentar jugadores en el Mundial de ajedrez rápido para no tener que hacerlos ausentarse si les tocaba enfrentar a israelíes.

El adolescente que residía junto a su padre Chartres, Francia, eligió jugar como modo de protesta. Aunque ello implicara no defender su bandera sino competir con la de la Federación Internacional de Ajedrez (FIDE). Así lo hizo. Y logró la hazaña deportiva de consagrarse subcampeón mundial, debajo de Carlsen.

La Revolución Islámica del Ayatollah Ruhollah Khomeini califica desde 1979 a Israel como “pequeño Satán” y habla de su “desaparición para liberar Jerusalén”. En tanto, el Estado israelí considera a Irán como “un país que apoya el terrorismo”. Por esto es que desde 1983, el régimen iraní impide que sus deportistas se enfrenten contra israelíes en competencias internacionales.

El judoca Saeid Mollaei se asiló en Alemania después de dejar en claro que no compitió en la semifinal del Mundial de Japón porque si ganaba, su rival en la final sería el israelí Sagi Muki. Firouzja, desde un tablero de ajedrez, fue el segundo deportista iraní que se rebela contra las autoridades de su país. 

Firouzja nació el 18 de junio de 2003 en Babol, cerquita del Mar Caspio, y comenzó a jugar al ajedrez a los 8 años. Su talento feroz quedó de manifiesto al consagrarse campeón iraní invicto… ¡a los 12! Se convirtió en gran maestro a los 14 y fue el segundo ajedrecista más joven en superar la barrera de los 2.700 puntos de ELO, a los 16 años y un mes, después del chino Wei Yi.